Muy atrás queda el concepto que nos decían desde bien pequeños y hasta no hace mucho “el desayuno es la comida más importante del día”. Y digo yo, si supuestamente es la comida más importante del día, ¿por qué es la comida que peor hacemos, más rápidamente hacemos, muchas veces hasta de pie y con peores alimentos?. Veamos opciones de desayunos saludables para corregir esto.

En un “supuesto desayuno ideal” puede haber más azúcar de la que necesitamos en todo el día: Leche con cereales industriales de desayuno + zumo de naranja o el más típico de las prisas, café con leche y bollería o “supuestas galletas ricas en fibra sin azúcares añadidos”.

Esto lo habíamos aceptado como un “Desayuno Completo y Equilibrado” PORQUE ES LO QUE NOS TRATAN DE VENDER QUIENES SOLO LES INTERESA HACER DINERO (se tenía que decir y se dijo). Antes de entrar en el tema en cuestión, quiero concretar:

5 verdades sobre los desayunos

  1. El desayuno no es la comida más importante del día: LO SON TODAS.
  2. Puedes desayunar o no, y no por ello vas a engordar, ni te van a faltar energías, ni es incorrecto. Todo es cuestión de costumbres. ¿De qué vale desayunar si lo que comes no es comida?
  3. No es la más importante, pero está claro, que si decides hacerlo bien, EL DESAYUNO SUELE SER UNA DE LAS COMIDAS MÁS PLACENTERAS DEL DÍA.
  4. Como en todas las comidas, un desayuno debe estar compuesto de COMIDA REAL
  5. Todo en su perfecto equilibrio: PROTEINAS, CARBOHIDRATOS Y GRASAS.

Tips para un buen desayuno

  • DEDÍCALE EL TIEMPO QUE SE MERECE. No desayunes con prisas, siéntate, disfruta, móvil fuera, saborea, dialoga con tu familia… ya habrá tiempo de correr luego.
  • Busca opciones opciones de desayunos saludables, fáciles y rápidas. Las más elaboradas las puedes dejar para el fin de semana o cuando tengas días libres.
  • Varía cada día. ¿almuerzas o cenas siempre lo mismo?
  • Incluso puedes dejarlo preparado la noche anterior

Mis recomendaciones para desayunos deliciosos, sencillos y sanos:

  1. No hay más español y saludable: 1 o 2 tostadas de pan integral o pan proteico con tomate, aceite de oliva (orégano, sal y pimienta opcional) + café con leche o 1 yogurt o 1 pieza de fruta
    • Variantes. –  tostadas con aguacate y huevo cocido picado por encima; tostadas con serrano y tomate; tostadas con queso crema y fresas picadas con Peanut Butter.
  2. Un clásico: Porridge de avena o harina de avena + fruta. Se calienta la avena con leche o bebida vegetal y luego añades una fruta a tu gusto
    • Variante. – Porridge Overnight. Un porridge overnight no es más que un porridge que dejas reposar en la nevera durante toda la noche, por lo que la avena se hidrata con las horas y queda listo para comer al día siguiente. Añade frutas como fresas, arándanos, puedes hacerlo con mitad de leche y mitad de yogurt, añadir semillas de chía. ¡Delicioso! Tendrás un desayuno fresco y nutritivo ya preparado.
  3. Yogurt + Fruta + Semillas o frutos secos. – al que le puedes dar un extra añadiendo 1 cazo de tu Whey Protein favorita + un toque con trocitos de chocolate negro picado por encima o sirope de chocolate sin azúcar añadido
  4. Tortitas de avena con plátano y peanut butter – tan fácil como hacer una tortilla o varias pequeñitas con claras de huevo y 1 yema + harina de avena. Vuelta y vuelta y listo. Troceas un plátano por encima y el toque final con la crema de cacahuete. ¡Estarás deseando que sea mañana para volver a desayunar!
Opciones de desayunos saludables